sábado, 26 de noviembre de 2011

DE VUELTA A LOS SUFRIMIENTOS. HOSPITAL SABOGAL Y LABORATORIO "TAC CENTER S.A.C.", LA MISMA COSA.

Esa sonrisa quisiera tenerla
yo y no puedo ni podré.
Empezaré este reencuentro con las quejas, diciéndole al Presidente Ollanta Humala que no prometa tanto. Lo acabo de ver y escuchar decir que su meta es que "la salud llegará los pueblos". Ya no habrá necesidad de ir a los lejanos lugares de atención en donde funcionan los Hospitales. Irán los médicos y les llevarán remedios a sus domicilios. La ciencia de avanzada estará a disposición de los que menos tienen. Querido Ollanta: ¡Pura palabrería! Quien escribe no percibe nada de lo que tanto promete. Hoy vuelvo a reclamar por inoperancias en el Sabogal.

Lo último que hemos experimentado es una tremenda burla a los enfermos. Nuestra oncóloga nos recetó pruebas de Tomografía y de Laboratorio. Concurrimos el 19 de Noviembre a sacar orden para ello. Una señorita, nueva en el lugar, muy atenta nos dio una orden para otro laboratorio. El tomógrafo del Sabogal no funciona. La cita fue concertada y llamamos al teléfono de TAC CENTER S.A.C. de la Av. Arequipa 1840 en Lince. Un sello de la Dra. Victoria Huarcaya Tejeda de la Red Asistencial Sabogal de EsSalud, refrendaba el documento.

Jackeline y Kimberly
TAC CENTER S.A.C.
LABORATORIO
Ese mismo día llamamos por teléfono a TAC CENTER y una de las secretarias que figuran como las que dan las citas, nos atendió y separó atención para el 25. Pongan atención a los nombres de estas señoritas: Jackeline, July, Kimberly y Mariella. ¿Bonitos nombres verdad? Parte del marketing del laboratorio. Precísamente, ayer 25, concurrí a la 1 de la tarde y en ayunas. Viajo desde Carabayllo y llegué antes de la hora. Dos señoritas estaban en Informes. Al saber que veníamos del Sabogal  me atendieron no muy solícitas y para nada.

Una de ellas, con una frialdad y ningún deseo de atención nos informó que el convenio con el Sabogal había llegado a su fin y por lo tanto no había atención. Ni una disculpa ni la menor sensibilidad con el enfermo anciano. Le pregunté su nombre y muy suelta de huesos me dijo llamarse "Jackeline". Por supuesto son nombres falsos. Ella debe llamarse "Pancrasia". La otra sería de pronto "Kimberly" y de seguro es "Tomasa". Les dije que iba a escribir sobre este hecho y lo estoy cumpliendo. No me engañaron.

¡No es!
Lo insólito es que a mi esposa que se atiende en el Almenara, le dieron cita de tomografía para este mismo laboratorio TAC CENTER hace cuatro meses y tuvo la misma respuesta. Perdió su tiempo y preguntó el precio para realizárcelo particularmente. ¡Era una barbaridad! Me pregunto ¿Por qué acepta TAC CENTER S.A.C. esos compromisos y no cumple? Se limita a decir que se acabó el convenio y no publica por ningún lado a qué se debe y así salvar su responsabilidad. ¿O quiere hacer negocio con los enfermos? Somos de la Tercera Edad y pensionistas. No sean abusivos.

Algo más Señor Presidente Humala. En el Sabogal no hay el reactivo CEA y entonces hacemos otro viaje en vano desde Carabayllo, partir de madrugada y en ayunas y ahora llamar al 4297744 y una gentil señorita nos dice que será en los proxímos 15 días. Ni Tomografía y ni Laboratorio. ¡Qué desastre! Por eso Ollanta, no engañe a los enfermos con su cuento de que van a ir a sus sitios a atenderlos. ¡Despìerte! O quiere que el pueblo al que tanto promete le sirva de despertador. ¡Ya me enojé! Sin embargo, gracias.

lunes, 14 de noviembre de 2011

LAS FOTOS DE PATRICIA. EN LA SEMANA DEL HIJO, UN LINDO HOMENAJE A ELLOS. A LOS SUYOS.

Patty y Vale
Dedico esta reseña a mi doctora en el Hospital "Alberto Sabogal" del Callao, Patricia Pimentel Álvarez, en una demostración de su vida particular y, aislándose algo del diario vivir que la profesión exige, nos regala una secuencia de fotos que revelan su entrega y amor a la familia. Se sale de la rutina y nos sorprende con su real personalidad de madre y ejemplar amiga. Le hicimos una visita flash sólo con el ánimo de saludarla y es otra cosa ingresar a su "consulta" en Facebook. Un momento de solaz esparcimiento con su personalidad puesta en relieve y a grandes caracteres. A la izquierda posa en un primer plano con su engreída y preciosa hija Valeria Colmenares Pimentel. Ambas, preciosas. Muy buena fotografía y aprecien el enorme parecido que tienen. Por algo son madre e hija. Felicitaciones querida doctora.

Rodrigo Colmenares
Pimentel
Permítanme reflexionar sobre el significado que un buen médico logra en sus pacientes. Me refiero al médico que nació para serlo. No al que encontró una profesión que le remunera dinero. Yo veo en la Dra. Patricia, muy joven todavía, un gran porvenir y en un campo que resulta extremadamente difícil. La Oncología es extraña. Muy adversa en sus resultados y que requiere del profesional, mucho tacto y contagio de esperanza a sus pacientes.. Yo encontré en ella una amiga y creo que todos sus pacientes dicen lo mismo. En esa larga espera de cada cita, siempre busco un comentario de mis hermanos en la enfermedad. A la derecha está su hijo varón, nada menos que Rodrigo Colmenares Pimentel. Aprecio que Patty ha puesto casi toda su personalidad en sus hijos. Y ¡cómo sonríe el muchachito! ¡Bravo! Creo que es bolo puesto en el futuro para ser un médico de primera. Todo lo decidirá el tiempo y cada cual.

Valeria Colmenares
Pimentel
Volviendo a las fotografías de Patricia, estas reflejan alegría a alto nivel. La encantadora pequeña Valeria Colmenares Pimentel, su hija que acaba de cumplir cuatro añitos felices, es toda una modelo con fibras de corte natural. Sonríe como lo hace la madre. La Naturaleza les ha dado ese don y muy bien lo disfrutan. Esa naturalidad hace que cada foto cobre un relieve especial. No estoy haciendo un derroche de loas a favor de mi médico. Soy igualmente fotógrafo y tengo un hijo que es profesional en la materia. Opino con verdad y no soy de los que utilizan franelas para alabar a alguien. Patty, se lo merece todo. ¡Qué niña más agradable! Sonrisa natural y como lo comento en Facebook, con ese añito que le lleva a mi nieta Alejandra, existe toda la belleza infantil a plenitud. 

Una linda mamá y en
plena celebración de
los cuatro de Valeria.
¿Habrá alguien que comente en esta reseña? Espero que si. No de lo que yo opìno. Observen las fotos y digan su parecer. Es una secuencia limitada porque hay muchas muestras que por el espacio restringido no publico. Si visitan a Patricia Pimentel en su Facebook, encontrarán mucho más. Me agrada el tiempo que se ha dado. Creo que está disfrutando de unas merecidas vacaciones y lo que publica es un regalo para sus amigos y pacientes. Ojalá estén disfrutando como yo de esta reseña y lo que manifiesto de mi amiga. Su trato cordial me ha dado ese lujo de llamarla así. "Amiga". A la derecha está disfrutando de la celebración de los cuatro años que acaba de cumplir su preciosa Valeria o "Vale" como suele llamarla cariñosamente. Parece una niña más en esa ronda y donde ella pregunta ¿Lobo estás? Y todos responden: ¡Si doctora! Está operando en el Sabogal. ¡Qué viva la fiesta y muchas hurras por Valeria.

Aquí posa radiante la Dra. Patricia Pimentel.
Es la del centro y así sonriente la encuentro
siempre. ¡Muy agradecido doctora Patty!
Hace tres años que me asiste y es testigo de mi rehabilitación. Me induce a seguir escribiendo. Es mi lectora y eso constituye un premio invalorable. Estimulante y saludable. Cualquiera no tiene una médico que lea lo que escribo como aficionado. Lo soy y lo reconozco. Creo que alló está el mérito de escribir 12 blogs en tan sólo dos años. Creé "Viva la Vida! porque es lo que siento ahora. La he disfrutado en grande antes de enfermar y la sigo disfrutando mucho mejor ahora que todavía no salgo del trance. ¡Dios es Grande! Pero no pierdan de admirar las fotos de Patricia Pimentel Álvarez. ¡Mi doctora de lujo!

Patty con Rodrigo y
Valeria. Lindo trío.
Completaré el sexto párrafo diciendo que en el Hospital Sabogal hay un ejemplo a seguir y que se debería repetir en todos sus similares. Hubo una época que me quejaba de todo. Poco a poco fui entendiéndome con todas sus instancias y en base a paciencia hemos logrado lo que más nos conviene. Le debo a la doctora Patricia Pimentel Álvarez, este milagro. Por eso es que la menciono con felicidad en este blog, en cierto modo dedicado a ella. Pero repito. Lo hago de todo corazón para todos. Hay que ser agradecidos con quienes, superando malos sueldos y peores genios, lo entregan todo con amor. En la foto de la izquierda, luce todo su encanto de mamá al lado de sus pequeños hijos. Las fotos que hemos publicado, hablan por si solas de lo que es mi doctora. Por todo eso, tremendamente reconocido. ¡Gracias!

domingo, 6 de noviembre de 2011

LUIS ARMANDO PACHECO WATSON. GENEROSO EMPLEADO DEL HOSPITAL SABOGAL DEL CALLAO EN LAS CITAS DE LABORATORIO. GRACIAS "ARMANDITO".

Luis Armando
Pacheco Watson
El 9 de Febrero de 2011 creamos el blog "ESMISALUD". Les cuento que cuando salí de mi operación al colon, tenía un problema en la vejiga. Un cálculo. Hice los trámites en urología y mi amigo el Dr. Martín Mondragón me recomendó a su colega del Sabogal, el Dr. Campos. Me atendió, me hizo las pruebas correspondientes y me sugirió no sólo extirpar el cálculo sino también intervenirme la próstata. Hubo dificultades burocráticas y abandoné el intento. Esa piedra me está causando problemas y sustos. Gracias a Patty Pimentel, mi médico tratante y mi "Ángel Guardián", estoy calmado y se lo agradezco.

Quiero rescatar que no todo en el Hospital Sabogal es negativo para los enfermos. Por ejemplo, en el módulo de Laboratorio hay un personaje que destaca por su atención al paciente. Se trata del señor Luis Armando Pacheco Watson y que en todas las veces que nos ha correspondido solicitarle el pase correspondiente, ha sabido otorgarlo con maneras muy cordiales. Tampoco nos quejamos de sus colegas. Hay un gran equipo de buenos amigos y que cumplen con la sagrada misión de atender a quienes tenemos la salud quebrantada.

Lo vi la última vez que fui a atenderme y lo saludé para que me dijera su nombre. El no sabe que escribo este blog "ESMISALUD". Me correspondió con la amabilidad de siempre y fuera de su módulo y recibió nuestra felicitación con esa su sencillez característica. Son cientos de pacientes que, a diario, hacen largas filas y deben concurrir al módulo de "Digitación de Citas de Análisis" o simplemente "Laboratorio". Cuando indagué por él, su colega de atención se refirió a "Armandito", que en criollo es un diminutivo cariñoso.

¡Gracias Luis Armando!
Se me ocurre que Luis Armando procede de gente de nobleza espiritual y que valora el cargo que tiene. Sabe el rol que le corresponde y se siente parte integral de lo que significa un Hospital. Concurrir simplemente por cumplir la misión que lo acredita con un sueldo, no lo es todo. Hay que poner la cuota de sacrificio. Hay que entender a los enfermos por cuyas cabezas nadie sabe lo que les pasa. El Laboratorio es parte del engranaje que da posibilidades al médico para salvar vidas y atenuar sus inquietudes.

Por eso me tomo la libertad de destacar la labor de "Armandito". Como se dice "vive el partido". Sabe sacar de sus dudas a los pacientes que no entienden muchas veces el por qué de ir al Laboratorio. Tiene paciencia y buena voluntad. Goza del afecto de sus compañeros de labor y jamás se le ve negativo. Siempre hay una indicación agregada de su parte para los que no entienden los análisis indicados. Habla con corrección y es un profesional de su misión. Ejemplo digno que debe emularse en otros módulos.

Lo que escribo no es una lisonja. Es un reconocimiento a quien se lo merece. En mis tres años de concurrir a este querido Hospital Sabogal del Callao, he tenido que aprender a respetar a sus servidores y darles el trato que se merecen. Siempre hay alguien que falla, como en todo lugar. Pero Luis Armando Pacheco Watson, es único. Espero que lo que digo de él, esté a la altura de lo que se merece. Lo considero mi amigo y ojalá pudiera decir lo mismo de algunos otros incumplidos. Te agradezco "Armandito". Continúa igual y hasta la próxima. Gracias.