domingo, 6 de noviembre de 2011

LUIS ARMANDO PACHECO WATSON. GENEROSO EMPLEADO DEL HOSPITAL SABOGAL DEL CALLAO EN LAS CITAS DE LABORATORIO. GRACIAS "ARMANDITO".

Luis Armando
Pacheco Watson
El 9 de Febrero de 2011 creamos el blog "ESMISALUD". Les cuento que cuando salí de mi operación al colon, tenía un problema en la vejiga. Un cálculo. Hice los trámites en urología y mi amigo el Dr. Martín Mondragón me recomendó a su colega del Sabogal, el Dr. Campos. Me atendió, me hizo las pruebas correspondientes y me sugirió no sólo extirpar el cálculo sino también intervenirme la próstata. Hubo dificultades burocráticas y abandoné el intento. Esa piedra me está causando problemas y sustos. Gracias a Patty Pimentel, mi médico tratante y mi "Ángel Guardián", estoy calmado y se lo agradezco.

Quiero rescatar que no todo en el Hospital Sabogal es negativo para los enfermos. Por ejemplo, en el módulo de Laboratorio hay un personaje que destaca por su atención al paciente. Se trata del señor Luis Armando Pacheco Watson y que en todas las veces que nos ha correspondido solicitarle el pase correspondiente, ha sabido otorgarlo con maneras muy cordiales. Tampoco nos quejamos de sus colegas. Hay un gran equipo de buenos amigos y que cumplen con la sagrada misión de atender a quienes tenemos la salud quebrantada.

Lo vi la última vez que fui a atenderme y lo saludé para que me dijera su nombre. El no sabe que escribo este blog "ESMISALUD". Me correspondió con la amabilidad de siempre y fuera de su módulo y recibió nuestra felicitación con esa su sencillez característica. Son cientos de pacientes que, a diario, hacen largas filas y deben concurrir al módulo de "Digitación de Citas de Análisis" o simplemente "Laboratorio". Cuando indagué por él, su colega de atención se refirió a "Armandito", que en criollo es un diminutivo cariñoso.

¡Gracias Luis Armando!
Se me ocurre que Luis Armando procede de gente de nobleza espiritual y que valora el cargo que tiene. Sabe el rol que le corresponde y se siente parte integral de lo que significa un Hospital. Concurrir simplemente por cumplir la misión que lo acredita con un sueldo, no lo es todo. Hay que poner la cuota de sacrificio. Hay que entender a los enfermos por cuyas cabezas nadie sabe lo que les pasa. El Laboratorio es parte del engranaje que da posibilidades al médico para salvar vidas y atenuar sus inquietudes.

Por eso me tomo la libertad de destacar la labor de "Armandito". Como se dice "vive el partido". Sabe sacar de sus dudas a los pacientes que no entienden muchas veces el por qué de ir al Laboratorio. Tiene paciencia y buena voluntad. Goza del afecto de sus compañeros de labor y jamás se le ve negativo. Siempre hay una indicación agregada de su parte para los que no entienden los análisis indicados. Habla con corrección y es un profesional de su misión. Ejemplo digno que debe emularse en otros módulos.

Lo que escribo no es una lisonja. Es un reconocimiento a quien se lo merece. En mis tres años de concurrir a este querido Hospital Sabogal del Callao, he tenido que aprender a respetar a sus servidores y darles el trato que se merecen. Siempre hay alguien que falla, como en todo lugar. Pero Luis Armando Pacheco Watson, es único. Espero que lo que digo de él, esté a la altura de lo que se merece. Lo considero mi amigo y ojalá pudiera decir lo mismo de algunos otros incumplidos. Te agradezco "Armandito". Continúa igual y hasta la próxima. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario