sábado, 31 de diciembre de 2011

QUE "ESSALUD" MEJORE EN EL 2012. UNA UTOPÍA PERO HAY QUE TENER ESPERANZAS.

A mis amigos del
Hospital Sabogal
del Callao.
Todos quienes pertenecemos desde hace muchos años a la Seguridad Social, estamos convencidos que este servicio adoleció desde un principio los mismos defectos de hoy. Es increíble que "no se pueda cambiar", pese a todos los "esfuerzos" de cada gobierno de turno. Muchas promesas y nada. Existiendo tanto dinero de millones de asegurados, lo único que se repite y sin fallas es el contratar a los nuevos "gerentazos" con unos sueldos que nos dan tremenda bofetada a nosotros los socios.

Se seguirá atendiendo al asegurado que cotiza, como si se le hiciera un favor. Quienes cobran y viven de este trabajo, no se dan el más mínimo esfuerzo de aceptar que están allí gracias a los enfermos. Gracias a lo que aportan millones de trabajadores para que se les atienda como merecen. Por lo menos, que prevalezca el juramento hipocrático que es base moral y ética de quienes practican la medicina. Son muy pocos los médicoa inteligentes que responden con  positividad y se cuentan con los dedos de las manos.

¿Cómo es posible que no funcionen los tomógrafos ni otros elementales servicios de laboratorio? ¿No hay dinero? ¡Falso! No hay voluntad de servicio. Ni siquiera por asegurar su puesto de trabajo. Hace mucho tiempo que se "tercerisa" muchos de los servicios de los hospitales de la Seguridad Social. La mayoría envía a los pacientes a laboratorios particulares. Hoy recuerdo que en una primera ocasión y siendo urgente una colonoscopía, un médico nos envió a uno de esos laboratorios.

Nos recalcó que nos cedía su "comisión" de ganancia por recomendarnos. Era algo así como un 20 o 25 por ciento. Me pregunto: ¿Recibirán los médicos jefes de los servicios de ESSALUD sus correspondientes comisiones por enviarnos a otros servicios particulares? ¿Por qué no se preocupan en acelerar la reparación de los que están en compostura? Lamentamos aceptar que la medicina sea un negocio. Hay inclusive quienes nos recomiendan farmacias. ¿Por qué nos creen estúpidos?

Este es el mundo de las "coimisiones". No se salvan ni los hospitales. Ojalá que nuestro Presidente Ollanta nos lea o lo haga alguien de su entorno y tome cartas en el asunto. Hay "plata de sobra" para tener tres tomógrafos como mínimo en cada hospital y mantenerlos siempre en óptimas condiciones de servicio. Se alude por otro lado que no hay personal calificado para que funcionen. ¿Y qué esperan? ¡Traerlos del extranjero? ¿Más "coimisiones"? ¡Por qué tratan tan mal al profesional médico peruano!

Siempre hay una esperanza y esta vez se llama "2012". ¿Qué necesidad hay para que los médicos se las rebusquen ganando comisiones de laboratorios, cuando los medicamentos no existen en el hospital? Eso se debe terminar y ¡yà! Mi saludo esperanzador a mis amigos del Hospital Sabogal del Callao y a quienes entiendo porque somos igual que ellos: seres humanos de carne y hueso. Alma también tenemos pero por allí, a algunos, su "gasparín" se les desapareció. ¡Feliz Año Nuevo! Gracias.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

DIOS. VEN A MI CASA ESTA NAVIDAD. ¡AGRADEZCO TUS BONDADES SEÑOR MÍO! ¡FELICIDADES AL SABOGAL DEL CALLAO!

¡Feliz Navidad y un
próspero 2012, al
Sabogal del Callao!
Este año, en Marzo, celebré mi tercer año de sobrevivencia al cáncer. Lamento que otros no lo pudieran hacer. Cosas del destino o la buena y mala suerte. Hay algo que no puedo olvidar y es aquel momento que me tocó experimentar en el quirófano. Un frío intenso, propio del lugar, pero un calor interior que me lo proporcionaba Dios. Nos habíamos entregado a él, a la Virgen María, a su hijo bendito y a todas las almas del purgatorio. A mis seres queridos en el más allá y a la esperanza que jamás se pierde.

Siempre pienso que es una bendición el estar vivo. Lejos del trabajo por la jubilación, pudimos ser víctimas de la depresión que acompaña casi siempre a los "viejitos". Nunca nos hemos dejado atrapar, pero debo decir que ha estado muy cerca de nosotros. En un principio, apoyados por gente generosa, volvimos a leer la Biblia. Aquel libro sagrado tiene la virtud de hacernos reflexionar. No hemos llegado a la "cucufatería". No es necesaria cuando nuestras actitudes y convicciones han sido y seguirán siendo positivas.

Guardo un "Rosario" que me obsequió una dama que nos visitó en la antesala. Me fui a la operación con él prendido en mi cuello. Le tuve fe y me correspondió. Jamás me lo he descolgado de mi. Me acompaña a todo sitio y me recuerda que estoy vivo. Que debo seguir agradecido a quienes han hecho posible mi gran rehabilitación. A mi esposa y mis hijos. A mi familia querida y a los amigos de buena voluntad. A todos los que oran por los enfermos del mundo y especialmente al Dios Eterno.

Siempre habrá un reconocimiento al Dr. Martín Colca, cirujano que me operó con los ángeles guiando sus manos. Al otro Martín, el Dr. Mondragón que me asistió desde un principio cuando la voz de alerta de mi amigo el Dr. Claudio Zegarra Ames, mi amigo médico del barrio de Santa Isabel en Carabayllo, descubrió el mal. Fue Mondragón, amigo de mi cuñado Manuel, el que me hizo ingresar por emergencia. Son caballeros de la medicina a quienes deseo lo mejor de lo mejor en esta Navidad y el próximo 2012.

Este párrafo es un aparte. Está dedicado a una mujer que es madre y tiene dos preciosos hijos y a los que está delegando una sagrada misión con su ejemplo. Se trata de "Patty". Me doy el lujo de llamarla así porque conquistó mi corazón. Es mi oncóloga tratante, la que me vigila, como lo hace con todos sus pacientes, y me alienta a que siga escribiendo: su mejor receta. Es la Dra. Patricia Pimentel Álvarez, como los anteriores nombrados, miembro del querido Hospital Sabogal del Callao. ¡Lo máximo!

También saludo a mis amigos del Laboratorio y a los "vampiros". A quienes me someten a la Colonoscopía, un ingrato proceso para nosotros, pero que redunda en beneficio de nuestra salud. A los amigos de la Tomografía, los del hospital y los que tercian. A todos los módulos y en general, a toda la buena gente del Hospital Sabogal. Enfermeras, asistentes, etc. A todos ¡Una Feliz Navidad y Próspero Año 2012! Pongan el hombro y tendrán el premio de la Justicia Divina, que es la más grande. Gracias.

sábado, 26 de noviembre de 2011

DE VUELTA A LOS SUFRIMIENTOS. HOSPITAL SABOGAL Y LABORATORIO "TAC CENTER S.A.C.", LA MISMA COSA.

Esa sonrisa quisiera tenerla
yo y no puedo ni podré.
Empezaré este reencuentro con las quejas, diciéndole al Presidente Ollanta Humala que no prometa tanto. Lo acabo de ver y escuchar decir que su meta es que "la salud llegará los pueblos". Ya no habrá necesidad de ir a los lejanos lugares de atención en donde funcionan los Hospitales. Irán los médicos y les llevarán remedios a sus domicilios. La ciencia de avanzada estará a disposición de los que menos tienen. Querido Ollanta: ¡Pura palabrería! Quien escribe no percibe nada de lo que tanto promete. Hoy vuelvo a reclamar por inoperancias en el Sabogal.

Lo último que hemos experimentado es una tremenda burla a los enfermos. Nuestra oncóloga nos recetó pruebas de Tomografía y de Laboratorio. Concurrimos el 19 de Noviembre a sacar orden para ello. Una señorita, nueva en el lugar, muy atenta nos dio una orden para otro laboratorio. El tomógrafo del Sabogal no funciona. La cita fue concertada y llamamos al teléfono de TAC CENTER S.A.C. de la Av. Arequipa 1840 en Lince. Un sello de la Dra. Victoria Huarcaya Tejeda de la Red Asistencial Sabogal de EsSalud, refrendaba el documento.

Jackeline y Kimberly
TAC CENTER S.A.C.
LABORATORIO
Ese mismo día llamamos por teléfono a TAC CENTER y una de las secretarias que figuran como las que dan las citas, nos atendió y separó atención para el 25. Pongan atención a los nombres de estas señoritas: Jackeline, July, Kimberly y Mariella. ¿Bonitos nombres verdad? Parte del marketing del laboratorio. Precísamente, ayer 25, concurrí a la 1 de la tarde y en ayunas. Viajo desde Carabayllo y llegué antes de la hora. Dos señoritas estaban en Informes. Al saber que veníamos del Sabogal  me atendieron no muy solícitas y para nada.

Una de ellas, con una frialdad y ningún deseo de atención nos informó que el convenio con el Sabogal había llegado a su fin y por lo tanto no había atención. Ni una disculpa ni la menor sensibilidad con el enfermo anciano. Le pregunté su nombre y muy suelta de huesos me dijo llamarse "Jackeline". Por supuesto son nombres falsos. Ella debe llamarse "Pancrasia". La otra sería de pronto "Kimberly" y de seguro es "Tomasa". Les dije que iba a escribir sobre este hecho y lo estoy cumpliendo. No me engañaron.

¡No es!
Lo insólito es que a mi esposa que se atiende en el Almenara, le dieron cita de tomografía para este mismo laboratorio TAC CENTER hace cuatro meses y tuvo la misma respuesta. Perdió su tiempo y preguntó el precio para realizárcelo particularmente. ¡Era una barbaridad! Me pregunto ¿Por qué acepta TAC CENTER S.A.C. esos compromisos y no cumple? Se limita a decir que se acabó el convenio y no publica por ningún lado a qué se debe y así salvar su responsabilidad. ¿O quiere hacer negocio con los enfermos? Somos de la Tercera Edad y pensionistas. No sean abusivos.

Algo más Señor Presidente Humala. En el Sabogal no hay el reactivo CEA y entonces hacemos otro viaje en vano desde Carabayllo, partir de madrugada y en ayunas y ahora llamar al 4297744 y una gentil señorita nos dice que será en los proxímos 15 días. Ni Tomografía y ni Laboratorio. ¡Qué desastre! Por eso Ollanta, no engañe a los enfermos con su cuento de que van a ir a sus sitios a atenderlos. ¡Despìerte! O quiere que el pueblo al que tanto promete le sirva de despertador. ¡Ya me enojé! Sin embargo, gracias.

lunes, 14 de noviembre de 2011

LAS FOTOS DE PATRICIA. EN LA SEMANA DEL HIJO, UN LINDO HOMENAJE A ELLOS. A LOS SUYOS.

Patty y Vale
Dedico esta reseña a mi doctora en el Hospital "Alberto Sabogal" del Callao, Patricia Pimentel Álvarez, en una demostración de su vida particular y, aislándose algo del diario vivir que la profesión exige, nos regala una secuencia de fotos que revelan su entrega y amor a la familia. Se sale de la rutina y nos sorprende con su real personalidad de madre y ejemplar amiga. Le hicimos una visita flash sólo con el ánimo de saludarla y es otra cosa ingresar a su "consulta" en Facebook. Un momento de solaz esparcimiento con su personalidad puesta en relieve y a grandes caracteres. A la izquierda posa en un primer plano con su engreída y preciosa hija Valeria Colmenares Pimentel. Ambas, preciosas. Muy buena fotografía y aprecien el enorme parecido que tienen. Por algo son madre e hija. Felicitaciones querida doctora.

Rodrigo Colmenares
Pimentel
Permítanme reflexionar sobre el significado que un buen médico logra en sus pacientes. Me refiero al médico que nació para serlo. No al que encontró una profesión que le remunera dinero. Yo veo en la Dra. Patricia, muy joven todavía, un gran porvenir y en un campo que resulta extremadamente difícil. La Oncología es extraña. Muy adversa en sus resultados y que requiere del profesional, mucho tacto y contagio de esperanza a sus pacientes.. Yo encontré en ella una amiga y creo que todos sus pacientes dicen lo mismo. En esa larga espera de cada cita, siempre busco un comentario de mis hermanos en la enfermedad. A la derecha está su hijo varón, nada menos que Rodrigo Colmenares Pimentel. Aprecio que Patty ha puesto casi toda su personalidad en sus hijos. Y ¡cómo sonríe el muchachito! ¡Bravo! Creo que es bolo puesto en el futuro para ser un médico de primera. Todo lo decidirá el tiempo y cada cual.

Valeria Colmenares
Pimentel
Volviendo a las fotografías de Patricia, estas reflejan alegría a alto nivel. La encantadora pequeña Valeria Colmenares Pimentel, su hija que acaba de cumplir cuatro añitos felices, es toda una modelo con fibras de corte natural. Sonríe como lo hace la madre. La Naturaleza les ha dado ese don y muy bien lo disfrutan. Esa naturalidad hace que cada foto cobre un relieve especial. No estoy haciendo un derroche de loas a favor de mi médico. Soy igualmente fotógrafo y tengo un hijo que es profesional en la materia. Opino con verdad y no soy de los que utilizan franelas para alabar a alguien. Patty, se lo merece todo. ¡Qué niña más agradable! Sonrisa natural y como lo comento en Facebook, con ese añito que le lleva a mi nieta Alejandra, existe toda la belleza infantil a plenitud. 

Una linda mamá y en
plena celebración de
los cuatro de Valeria.
¿Habrá alguien que comente en esta reseña? Espero que si. No de lo que yo opìno. Observen las fotos y digan su parecer. Es una secuencia limitada porque hay muchas muestras que por el espacio restringido no publico. Si visitan a Patricia Pimentel en su Facebook, encontrarán mucho más. Me agrada el tiempo que se ha dado. Creo que está disfrutando de unas merecidas vacaciones y lo que publica es un regalo para sus amigos y pacientes. Ojalá estén disfrutando como yo de esta reseña y lo que manifiesto de mi amiga. Su trato cordial me ha dado ese lujo de llamarla así. "Amiga". A la derecha está disfrutando de la celebración de los cuatro años que acaba de cumplir su preciosa Valeria o "Vale" como suele llamarla cariñosamente. Parece una niña más en esa ronda y donde ella pregunta ¿Lobo estás? Y todos responden: ¡Si doctora! Está operando en el Sabogal. ¡Qué viva la fiesta y muchas hurras por Valeria.

Aquí posa radiante la Dra. Patricia Pimentel.
Es la del centro y así sonriente la encuentro
siempre. ¡Muy agradecido doctora Patty!
Hace tres años que me asiste y es testigo de mi rehabilitación. Me induce a seguir escribiendo. Es mi lectora y eso constituye un premio invalorable. Estimulante y saludable. Cualquiera no tiene una médico que lea lo que escribo como aficionado. Lo soy y lo reconozco. Creo que alló está el mérito de escribir 12 blogs en tan sólo dos años. Creé "Viva la Vida! porque es lo que siento ahora. La he disfrutado en grande antes de enfermar y la sigo disfrutando mucho mejor ahora que todavía no salgo del trance. ¡Dios es Grande! Pero no pierdan de admirar las fotos de Patricia Pimentel Álvarez. ¡Mi doctora de lujo!

Patty con Rodrigo y
Valeria. Lindo trío.
Completaré el sexto párrafo diciendo que en el Hospital Sabogal hay un ejemplo a seguir y que se debería repetir en todos sus similares. Hubo una época que me quejaba de todo. Poco a poco fui entendiéndome con todas sus instancias y en base a paciencia hemos logrado lo que más nos conviene. Le debo a la doctora Patricia Pimentel Álvarez, este milagro. Por eso es que la menciono con felicidad en este blog, en cierto modo dedicado a ella. Pero repito. Lo hago de todo corazón para todos. Hay que ser agradecidos con quienes, superando malos sueldos y peores genios, lo entregan todo con amor. En la foto de la izquierda, luce todo su encanto de mamá al lado de sus pequeños hijos. Las fotos que hemos publicado, hablan por si solas de lo que es mi doctora. Por todo eso, tremendamente reconocido. ¡Gracias!

domingo, 6 de noviembre de 2011

LUIS ARMANDO PACHECO WATSON. GENEROSO EMPLEADO DEL HOSPITAL SABOGAL DEL CALLAO EN LAS CITAS DE LABORATORIO. GRACIAS "ARMANDITO".

Luis Armando
Pacheco Watson
El 9 de Febrero de 2011 creamos el blog "ESMISALUD". Les cuento que cuando salí de mi operación al colon, tenía un problema en la vejiga. Un cálculo. Hice los trámites en urología y mi amigo el Dr. Martín Mondragón me recomendó a su colega del Sabogal, el Dr. Campos. Me atendió, me hizo las pruebas correspondientes y me sugirió no sólo extirpar el cálculo sino también intervenirme la próstata. Hubo dificultades burocráticas y abandoné el intento. Esa piedra me está causando problemas y sustos. Gracias a Patty Pimentel, mi médico tratante y mi "Ángel Guardián", estoy calmado y se lo agradezco.

Quiero rescatar que no todo en el Hospital Sabogal es negativo para los enfermos. Por ejemplo, en el módulo de Laboratorio hay un personaje que destaca por su atención al paciente. Se trata del señor Luis Armando Pacheco Watson y que en todas las veces que nos ha correspondido solicitarle el pase correspondiente, ha sabido otorgarlo con maneras muy cordiales. Tampoco nos quejamos de sus colegas. Hay un gran equipo de buenos amigos y que cumplen con la sagrada misión de atender a quienes tenemos la salud quebrantada.

Lo vi la última vez que fui a atenderme y lo saludé para que me dijera su nombre. El no sabe que escribo este blog "ESMISALUD". Me correspondió con la amabilidad de siempre y fuera de su módulo y recibió nuestra felicitación con esa su sencillez característica. Son cientos de pacientes que, a diario, hacen largas filas y deben concurrir al módulo de "Digitación de Citas de Análisis" o simplemente "Laboratorio". Cuando indagué por él, su colega de atención se refirió a "Armandito", que en criollo es un diminutivo cariñoso.

¡Gracias Luis Armando!
Se me ocurre que Luis Armando procede de gente de nobleza espiritual y que valora el cargo que tiene. Sabe el rol que le corresponde y se siente parte integral de lo que significa un Hospital. Concurrir simplemente por cumplir la misión que lo acredita con un sueldo, no lo es todo. Hay que poner la cuota de sacrificio. Hay que entender a los enfermos por cuyas cabezas nadie sabe lo que les pasa. El Laboratorio es parte del engranaje que da posibilidades al médico para salvar vidas y atenuar sus inquietudes.

Por eso me tomo la libertad de destacar la labor de "Armandito". Como se dice "vive el partido". Sabe sacar de sus dudas a los pacientes que no entienden muchas veces el por qué de ir al Laboratorio. Tiene paciencia y buena voluntad. Goza del afecto de sus compañeros de labor y jamás se le ve negativo. Siempre hay una indicación agregada de su parte para los que no entienden los análisis indicados. Habla con corrección y es un profesional de su misión. Ejemplo digno que debe emularse en otros módulos.

Lo que escribo no es una lisonja. Es un reconocimiento a quien se lo merece. En mis tres años de concurrir a este querido Hospital Sabogal del Callao, he tenido que aprender a respetar a sus servidores y darles el trato que se merecen. Siempre hay alguien que falla, como en todo lugar. Pero Luis Armando Pacheco Watson, es único. Espero que lo que digo de él, esté a la altura de lo que se merece. Lo considero mi amigo y ojalá pudiera decir lo mismo de algunos otros incumplidos. Te agradezco "Armandito". Continúa igual y hasta la próxima. Gracias.

domingo, 11 de septiembre de 2011

GRACIAS A DIOS Y MIS MÉDICOS, ESTOY VIVO. ENTONCES: ¡VIVA LA VIDA!

¡Viva la Vida!
Después de meditarlo con el suficiente razonamiento, decidimos cambiar de nombre a este blog de quejas y argumentos que dedicamos a ESSALUD y a la AFP Horizonte. SE llama ahora "HORIZONTE-ESSALUD". Seguiremos en esa línea y evitaremos, en lo posible, seguir agregando críticas contra un sistema muchas veces equivocado a través de sus años de vida institucional. Lo cierto es que ahora decimos ¡Viva la Vida! Seguir en este mundo, luego de salir bien librado de un mal que nos parece no tiene remedio, es un milagro de Dios. A Él, le debemos todo y por supuesto a nuestros médicos.

Es que cada amanecer nos despertamos como si estuviéramos dormidos mucho tiempo. Hemos llegado a la edad de descansar a intervalos. Igualmente nos hemos adaptado a la etapa y es nuestro espíritu el que jamás se doblega a la incertidumbre. No nos agrada el pleito y buscamos si lo justo. El animal rabioso que llevamos en nuestro interior, pretendemos ha sido domado. No necesita jaula alguna ni encierro porque ha aprendido de la vida que toda su furia es innecesaria cuando se encuentra el amor.

Pareciera que mintiéramos, pero no. El terrible cáncer es incombatible y la lucha de la humanidad por darle fin a travès de la ciencia médica, pareciera imposible. Años atrás elucubraba qué haría si me visitaba a mí. Y me llenaba de imaginarias ideas locas, porque pensaba no saldría sorteado. Gran mentira que, cuando menos lo pensaba, se hizo realidad. Y le debo a este cangrejo el haber ingresado al mundo de los "blogs". Escribir, una pasión interior nuestra, se hizo realidad. El mejor premio es saber que nos leen.

Entonces, las horas que la mente está despierta porque los años así lo permiten, las aprovechamos para que afloren recuerdos gratos y de los otros también. Pero buscándole siempre el lado positivo. Aquí no pensamos en conquistar premio alguno ni tampoco económico. Estamos por cumplir este 25 de Setiembre los 77 años de vida y ya me regalé el premio mayor: ¡Estoy Vivo! Es lo que celebro cada año desde que salí del trance. Y lo agradezco a mis médicos, al Hospital Sabogal y al Dios Bendito.

Quizá el bicho que camina al revés esté siempre en acecho. Lo burlamos escribiendo. Quitándolo de nuestra mente y siempre ocupados en visitar los amplios caminos de la imaginación. No fuimos famosos y estuvimos en aquellos campos que lo requieren. Ser artistas es buscar la fama, el éxito y el dinero. Todo lo tuvimos sin exageración. Todo empieza y todo acaba. Lo interesante es siempre tener otra alternativa de comenzar algo nuevo. Y aquí estamos. Cada blog es algo inédito para nosotros y cada vez son más y nos hace bien.

Un mensaje para los de mi edad. Ingresen a este mundo y empiecen de cero. Con paciencia y dedicación, hagan "solitarios", ese juego que entretiene y cubre los espacios de insomnio. No lo receta un médico. Lo indica un sobreviviente del cáncer que jamás pierde las esperanzas de hacer algo nuevo. Es un reto que no se detiene ante la muerte ni el tiempo. Y lo mejor es vivir. Tengo mis nietos y creo ciegamente en Dios. Con humildad y Credo, podemos seguir avanzando hasta que ordene lo contrario. ¡Viva la Vida! Gracias.

lunes, 22 de agosto de 2011

¡GRACIAS PATTY! ME TOCÓ CONTROL CON MI ONCÓLOGA LA DRA. PATRICIA PIMENTEL ÁLVAREZ. ¡ESTOY SANITO!

La Dra. Patricia y sus
adorados hijos Rodrigo
y Valeria.
Parece increíble pero debo agradecer al cáncer estar escribiendo. Hago la siguiente reseña sin ánimo de buscar protagonismo alguno. Lo que un Marzo de 2008 significó una experiencia desagradable para nosotros, hoy, ya cercanos al tercer año de tratamiento, me siento reconfortado por mi restablecimiento que, sin ninguna duda, lo debo a Patty, como cariñosamente llamo hoy a la Dra. Patricia Pimentel Álvarez del Hospital Sabogal del Callao, mi amiga y que ha despejado el aire negativo que teníamos de este nosocomio. La pueden observar feliz con sus herederos al calor de su hogar.

Es que ya no llegamos a una cita médica tradicional donde, el tratante, te toma la presión, te pregunta siguiendo un aburrido test y que se repite en cada cita o, en otras palabras, te hace sentir "enfermo". Con Patty no es así. Es la amiga que te recibe con los brazos abiertos y en cierto modo te hace sentir consentido. Es su estilo o su modo profesional de tratar al paciente. Una revisión de los documentos, radiografías y pruebas de laboratorio y para nada, una cara de preocupación. Es un regalo de aliento y felicidad.

En estos dos años y medio que obedezco sus indicaciones, he descubierto que para la recuperación es muy necesaria la buena voluntad. De ambas partes. Tuve suerte de no hacer metástasis y los ganglios están sanos. Quizá esté muy confiado pero, como le manifiesto a Patty, mi cura se debe a olvidarme del mal y escribir. No soy escritor para nada. Un loco que se desarrolla con su buena memoria, extrae los recuerdos y los incluye en los 12 blogs que ha creado. Si tiene mi mal, escriba, entreténgase y no se descuide.

Toda una reina es
Valeria Comenares
Siempre escuché que la ociosidad es madre de todos los vicios. Mente desocupada, cae fácilmente ante los malos pensamientos, los vicios y todo aquello que es sucio. Hay que ocuparla con oraciones a Dios o en quien tu creas. Yo creo en mis nietos y me nutro de su infantilidad. Los amo y sigo amando a quienes quiero. Quito de mis pensamientos todo lo negativo. En boca cerrada no entran moscas y cuando la abro para estos escritos, tengo mucho cuidado de no exagerar. Allí está el secreto.

Siempre le agradezco al Supremo haberme puesto en manos de Patty. Haber sido operado al colon por el Dr. Martín Colca y su equipo. Cada vez que nos cruzamos en los ambientes del Sabogal, lo detengo un instante y le renuevo mi agradecimiento. Lo mismo pasa con el Dr. Martín Mondragón, el amigo médico de mi cuñado que nos ayudó a internarnos y salir de la emergencia. Siempre recuerdo al Dr. Omar Rodríguez, joven profesional de la medicina y que me alentó en mi cabecera de recién operado.

Hoy también quiero agradecer a Luis Armando Pacheco Watson. Es el que da un ejemplo de atención noble y eficaz a los que acudimos a pedir cita en Laboratorio. Un caballero que no pierde los estribos ante la impaciencia de muchos. ¿Se dan cuenta? Todo lo que ocasiona Patty, mi amiga y "chochera". Seguimos en la lucha y venceremos. Un saludo a la Dra. Miriam Enríquez y a toda la buena gente del Hospital Sabogal del Callao.Ojalá que los cambios del nuevo Gobierno, sean positivos. Gracias.

lunes, 25 de julio de 2011

¡FELIZ 28 A LA DOCTORA PATRICIA PIMENTEL ÁLVAREZ Y AL HOSPITAL SABOGAL DEL CALLAO!


Ya tenemos encima las Fiestas Patrias y antes que nos sorprenda el tiempo, queremos enviar un saludo especial a mi doctora y amiga Patricia Pimentel Älvarez, deseándole disfrute de las celebraciones patrióticas y con sus colegas del "Sabogal", mantengan ese espíritu de comprensión para nosotros los enfermos. Y no me entiendan mal. Enfermos del cuerpo pero no del alma. Es lo más sano que poseemos y gracias a nuestro médico Dios, el más grande, descubrimos que podíamos distraernos escribiendo y escribiendo.


Considero al Hospital Sabogal del Callao, ya no con el temor como lo concebía en un principio. Nuestra incomprensión a las actitudes negativas de algunos de sus trabajadores van desapareciendo. Llegué al convencimiento que son tan humanos como nosotros y tienen todas las virtudes y defectos que nos "adornan".¡Fuéra los malos pensamientos! Hay que concurrir positivos y si algo debemos "contagiar" es este don preciado que nos regaló la vida: el entusiasmo. Las ganas de vivir y de servir con nuestro ejemplo.


Tengo el regocijo de considerarme amigo de Patty. Una profesional que supera todas sus preocupaciones personales y se entrega en cuerpo y alma a sus enfermos. Hay que considerar los miles de pacientes que trata y cada cual diferente. Hay de todo. El soberbio, el humilde, el cascarrabias, el insolente, el que se cree con derecho a todo. Allí, en ese grupo me incluyo. Gracias a esta dama, me curé milagrosamente de esos males. Ya son tres años que convivo en ese ambiente y y me siento un sobreviviente feliz.


Ver a Patty, es como tragar una píldora de bienestar moral y que reactiva mis facultades de hombre vivo. No ha permitido que muera en vida. De pronto he tenido suerte y luego de la exitosa operación en manos del Dr. Martín Colca, gran médico cirujano que prestigia a su institución, he descubierto estas facultades de escribir comunicándome a diario. Gran remedio. Me saca de los malos pensamientos que no te abandonan y a los que dejo fuera de acción cada vez que acaricio a estas "teclas".


Un feliz 28 de Julio a las chicas y varones de los módulos de atención. A los "vampiros" que nos extraen lo necesario para el laboratorio de análisis y descartar males. A las chicas de enfermería. A todos los médicos, los jóvenes que adquieren experiencia y hasta a los "wachimanes", pesaditos cuando "botan" a las visitas. A todos los saludo agradecido y espero lograr con estos escritos, que la mala fama de mi querido hospital, se borre para siempre. Por que no es cierta y es producto de la exageración periodística.


Vuelvo a la Dra. Patricia Pimentel Álvarez y le vuelvo a agradecer sus atenciones. Un recuerdo especial a Martín Mondragón y esposa, siempre reconociendo su importante acción de internarme cuando entendió que nuestra vida corría peligro. Recuerdos a la Dra. Miriam Reyes Henríquez. ¡Felices Fiestas Patrias a todos! Una invocación a la buena voluntad y un deseo para que se superen las dificultades administrativas y los que dirigen el Sabogal y todo ESSALUD, cumplan como es debido sus funciones. Gracias.

martes, 17 de mayo de 2011

GRACIAS DOCTORA MIRIAM REYES HENRÍQUEZ DEL "SABOGAL DEL CALLAO" POR EL EXAMEN DE COLONOSCOPÍA. EXCELENTE MÉDICO..

Colonoscopía
Para variar les cuento que la damita que nos llamó desde la Unida Básica de ESSALUD en Carabayllo y decirnos que la Carta de Referencia para "Gastro" que nos había requerido la Dra. Miriam Reyes Henríquez del Sabogal, ya podía ser retirada. Lo hizo el 30 de Abril y al leerla, se nos daba cita para el 28. Ya se habían pasado dos días. ¡Qué eficiencia! Al entregala nos dijeron podíamos solicitar atención en el Sabogal. Como éramos pacientes "continuadores" no había problema alguno. ¡Qué descubrimiento! Fuimos al Sabogal en busca de la Cita Adicional que nos prometió la Dra. Miriam Reyes Henríquez y no atendía por la mañana. En el módulo se nos dijo regresar por la tarde o el siguiente Lunes.

En efecto, nos decidimos por el lunes y estuvimos a las 10 de la mañana. Aprovechando que la puerta de su consultorio estaba abierta, ingresamos y luego del saludo correspondiente, le explicamos nuestra presencia. Parece que la Dta. Reyes que atiende a tantos pacientes, no nos reconoció pero, sí puso atención a nuestro requerimiento. Muy amable nos oyó y tuvo en principio una respuesta desalentadora. Sólo podía darnos la "Cita Adicional" para atendernos en el turno de la tarde. Le solicité que podía esperar hasta ser el último de la mañana y arguyó que en Archivo no había atención. Lo que queda de mi colon, empezó a temblar.

ALBERTO SABOGAL
Me había prometido no enojarme y acepté el ofrecimiento. Mientras redactaba la bendita "Cita Adicional", le pregunté si había leído nuestro blog de Internet, éste, en el que les estoy contando lo que me pasó. Justo ingresó una señorita, a la que indagó qué posibilidad existía para que Archivo le otorgara mi historia. Le respondió que atendían hasta las 12. Entonces la Dra. Miriam Reyes Henríquez cambió de actitud y con mucha amabilidad, dijo que me atendería esa misma mañana. Retorné al módulo 15, entregué su orden y, caballero a esperar. Felizmente había llevado un libro de Mávila Huertas sobre "Los Reyes del Mambo" e hizo agradable la nueva espera. Exactamente dieron las 12 y 30. Lo que quiere decir que buscar mi historia y la atención a los otros pacientes duró mas de dos horas.

La entrevista con esta dama mèdico, me agradó. Me dijo que "ya no tenía cáncer". Que había sido extirpado hace tres años y lo que me lleva al Sabogal, es solamente el control necesario. Leyó mi historia y la fecha de mi última prueba de colonoscopía y pasó a la receta. Me la fijó fecha para el 30 de Junio y allí sabría si los micro pólipos que se encuentran en lo que me queda de colon, han crecido o no. Si fuera así, me los extirparía. Me recetó lo debido y le agradecí su fina atención que me evitó regresar en la tarde. En Farmacia, otra espera y leí algo más de "Los Reyes del Mambo". Total, para esta gestión: TRES HORAS Y MEDIA. Agregamos las 4 de ida y vuelta de Carabayllo al Callao y redondeamos SIETE HORAS Y TREINTA MINUTOS. Sin duda alguna, culpa del Sistema y que todos acatan calladamente. 

Prueba de Colonoscopía
(Agregado el 2 de Julio). 
El 30 de Junio, acudimos a la cita para el examen de Colonoscopía, después de todo un tiempo largo de espera y la angustia consiguiente del ¿qué será? Llegamos a las 8 menos diez de la mañana y nos hicimos presentes en el módulo. Estuve acompañado de mi querida esposa y Juanita, mi hija mayor. Con un hambre tremendo, porque no había ingerido nada el día anterior, exigencias de la prueba, consistente en  todo líquido y transparente y finalmente a tomar los medicamentos recetados. Quedamos agotados y despertamos a las 5.30 para la ducha y concurrir con la higiene del caso.

Fue un capítulo más en "vivo y en directo". Escribir, según Patty Pimentel, mi oncóloga querida, ayuda a mi rehabilitación. Ahora  está de vacaciones. Agradezco a la Dra. Miriam Reyes Henríquez de Gastroenterología del Sabogal, por su bondad de habernos atendido ella misma y que la molestosa prueba de Colonoscopía, esta vez no fue tal. Es una eficiente profesional mèdico y, con su permiso, la agrego a mi modesta cartera de buenos amigos. La felicito y le agradezco la bondad de sus palabras y el aliento que nos obsequió en esta prueba difícil para superar nuestro mal. También a su asistente y al Hospital "Sabogal del Callao": ¡Gracias!

sábado, 30 de abril de 2011

NO TODO ES MALO EN "ESSALUD" DE CARABAYLLO. ¡POR FIN, LA CARTA DE REFERENCIA! Y, ¡A QUÉ PRECIO!

Hospital Sabogal del Callao.
Ya conocen el drama de los enfermos en ESSALUD. Me he encargado de ser portavoz de algunas quejas y que esperamos, Dios mediante, se solucionen. Si desea acompañarnos en el sufrimiento y tener un panorama de lo que altera irreparablemente nuestro tratamiento oncológico, le ruego retroceda a los comentarios que anteceden al presente. Algo tan simple de resolver y que con un poco de dedicación se puede lograr. Lo de la Carta de Referencia es, en mi caso, un absurdo. Somos pacientes hace tres años del Hospital Sabogal.

Por qué se nos exige en el Hospital Sabogal, teniendo toda nuestra historia en sus archivos, recurrir a la Unidad Básica de Carabayllo y solicitar nueva Carta de Referencia para cumplir con el tratamiento que ordena nuestro médico y que requiere por ejemplo una atención en Gastroenterología? ¿Qué necesidad tiene el Hospital Sabogal de exigir este trámite engorroso al enfermo que ya figura en sus registros? Lo peor de todo es que los médicos, exceptuando a la Dra. Pimentel, no hacen nada para que sus pacientes continúen con felicidad su tratamiento.

Se cumplen normas administrativas y se pone en peligro la salud mental del paciente. El sólo hecho de repetir esta gestión, altera automáticamente nuestra tranquilidad. Por que sabemos lo que nos espera. Lo que nos  obliga a escribir dando cuenta de nuestras vicisitudes, se puede evitar. Cuestión de aplicar lógica y criterio que no deben faltar en un médico. La mente de un canceroso no se la puede agredir aún más. Nadie pide ni exige atenciones especiales. ¡Por favor, solamente CRITERIO!

Cuando se inauguro la Unida Básica ESSALUD de Carabayllo, según muchos enfermos, la atención era casi un regalo. Todos, médicos, enfermeras, administrativos y hasta vigilantes se ponían a las órdenes. Todo lo nuevo es así. En poco tiempo se acostumbraron y se creyeron "dueños del negocio". Ahora son mal pagados, mal tratados y ¿quién paga los platos rotos? Respuesta. EL ENFERMO. Todos cumplen su horario y ni un segundo de sobretiempo. Se pasó la hora y... adios.

El jueves de la semana que culmina, acudí para finiquitar mi gestión de la Carta de Referencia. Todo un drama, considerando que Dios me dio la mala suerte de saber pensar. Rebanarme los sesos y todavía en la creencia de que "los chanchos vuelan". ¡No había Sistema! Toda una hora con la recepcionista y viviendo otros dramas de mis semejantes. Hasta que se le ocurrió recibir los documentos, me firmó un cargo y pude retirarme a respirar y tomar mi desayuno. Le dejé mis números telefónicos.

El viernes estuve mal. No salí para nada de mi hogar. No recibí ninguna notificación telefónica y hoy, después de las Doce del día, recibí la llamada de una dama que desde ESSALUD de Carabayllo me indicaba que pasara por la Carta de Referencia. Que como era paciente del Sabogal, se obviaba los días de espera y que podía pasar a recorgerla. Como hoy es sábado y sólo atienden hasta las 12, ya no podré ir por la Carta hasta el 3 de Mayo, considerando, tal como me lo indicó la dama, el lunes es feriado. ¿Qué lindo, no? Mientras tanto ¿el cangrejo? Bién, gracias.

jueves, 28 de abril de 2011

"CUARTA CAÍDA EN NUESTRA VÍA CRUCIS". UNIDAD BÁSICA ESSALUD DE CARABAYLLO.

La mañana del 28 madrugamos para estar antes de las 8 en la Av. Universitaria, local de la Unidad Básica de ESSALUD en Carabayllo. Los que han tenido la paciencia de leernos tres capítulos antes, estarán de acuerdo que el tema no es de lo más agradable. Debíamos volver para hacer entrega de la solicitud de la Carta de Referencia al módulo de Recepción. Llegamos 3o minutos antes y como ya es costumbre en esta población, la cola se inicia antes de la salida del Sol.

Hubo un vigilante que tuvo la gentileza de oírnos y nos sugirió no hacer cola porque lo único que teníamos que hacer era entregar dicho documento. Pasaron los 30 minutos y nos dirigimos al anhelado lugar. Saludamos y se nos pidió que esperáramos mientras las damitas que atienden, terminaban de arreglar sus carpetas de trabajo. Al fin nos atendieron y... ¡Oh Sorpresa! NO HABÍA SISTEMA. Se estaban haciendo todos los esfuerzos para solucionar el problema. ¡No había Sistema!

Mientras esperábamos que el Sistema llegara, nos llamó la atención ver a una señora que la vimos temprano en la cola, con lágrimas en los ojos. Doña Paula Pauro de la Urb. Luciana. Alguien de la Unidad Básica la había citado para que cumpliera con unos análisis en laboratorio. Lo malo fue que no tenía cita. Estaba desorientada y se encontraba con la disyuntiva de ponerse en la cola de admisión para sacar cita. Una vigilante, con actitudes poco afables con los enfermos, se encargaba de contestar fríamente a los requerimientos de los pacientes.

Mientras esperaba que llegara "el sistema", redacté una queja que introduje en el buzón de sugerencias. Ojalá que la hayan leído. Volví a la Mesa de Partes y allí estaba la Srta. Lily o Lupe, que deduzco así se llama, por la firma ilegible que puso a la copia de entrega de la Carta de Referencia. No había Sistema y a las 8 y 30, decidí retirarme porque no notaba preocupación alguna para que el Sistema llegara. La otra damita si me dijo que se llama Angélica. Me firmó el cargo y me dieron el número del teléfono que jamás contesta.

Como podrán comprobar, no es exageración mía. Un simple trámite administrativo, me ha hecho perder horas importantes de mi vida. Esta vida que peligra ante una cruenta enfermedad y que soporto con realidad porque, de todas maneras, algún día tendré que partir al más allá con cáncer o sin él. Nueva desilución y otra gran pérdida de tiempo para nada. Algo tan simple y que nadie de esta Unidad Básica de ESSALUD en Carabayllo quiere solucionar. Desconozco al Director pero por favor que se ponga las pilas.

No cuesta nada un pequeño módulo para este fin y no mezclarnos a todos en la misma danza de las esperas. Por eso seguiré afirmando que ESSALUD por ahora NOESSALUD. Esperaba que nos llamaran por que nos pidieron nuestros números telefónicos y luego de cumplir con una faena que me entretuvo todo el día, al retornar a mi hogar me encontré sin ninguna novedad. Mañana, tendré que volver y ¿con qué me encontraré? Sólo Dios lo sabe. Ahora a descansar, orar y volver a despertar. Gracias.

miércoles, 27 de abril de 2011

VÍA CRUCIS 3 EN "ESSALUD" Y EN LA UNIDAD BÁSICA DE CARABAYLLO.

CARABAYLLO
Continúa la historia y retornamos a la 1 de la tarde. Teníamos una Cita Adicional otorgada por el Dr. Silva Reaño. La señorita que atendía el módulo no estaba presente y hubo que esperarla un buen y largo rato para manifestarle nuestra presencia. Nos invitó a acudir a la puerta del consultorio del Dr. Silva y ver si en la lista figurábamos. Le obedecimos y el resultado fue negativo. No había mucha intención de atendernos. Mostraba el clásico cansancio de estas chicas que no saben para qué están allí. Siempre lo mismo. Se les explica que es un trámite administrativo y les es igual.

Finalmente nos atendió y fue al consultorio del Dr. Silva Reaño y trajo como respuesta que nos iba a atender después que concluyera con todos los demás citados. Había un número no menor de 10 personas y decidimos aprovechar tan valioso tiempo en otra de nuestras actividades. Abandonamos la Unidad a las 2, luego de perder una hora en el trámite previo y retornamos a casa. Aprovechamos en almorzar y retornamos 15 minutos para las 3. Nos hicimos presentes ante el Dr. Silva para indagar si ya se nos había llamado y nos contestó secamente que ya. Había que esperar.

Alguien nos había dicho que este médico es "puro hígado". Sin embargo tuvo la gentileza de hacernos pasar a su consulta e indagó nuestro requerimiento. Le dijimos todo lo trillado que explicamos a las 8 de la mañana a la Srta. Luzmila, de quejas y como así nos consiguió la cita adicional. Parece que entendió instantáneamente que lo nuestro era algo administrativo y bastaba con su firma para acceder a mi atención en Gastroenterología del Sabogal. Mi pidió sacara dos copias del documento y así lo hice. Lo que sucedió es que también marca tarjeta de salida a las 3.

Retorné con las copias y ya tenía el primer paso para la Carta de Referencia. Quise dialogar al respecto con el Dr. Silva Reaño y hacerle ver que era, sin quererlo, parte de la burocracia que atenta contra la salud de los asegurados. No me oyó. Era hora de su partida. Bajé al toque para entregar la Carta al módulo que debe tramitarlo y ya no estaba la señorita que atiende en ese lugar. Aquí y en el Sabogal, la hora de cierre es exacta. Ni un segundo más y desaparecen inmediatamente. Conclusión final, volver mañana a las 8 a.m.

Saliendo de las instalaciones de la Unidad Básica "ESSALUD" de Carabayllo. me preguntaba. ¿Qué le costó al joven Dr. Silva Reaño haber atendido mi solicitud en las primeras horas de la mañana? O la señorita Luzmila no le explicó debidamente el motivo de mis requerimientos o simplemente este médico no tuvo el más mínimo interés en atendernos. Porque comprobaríamos en horas de la tarde que todo sólo le ocupó 5 breves minutos. Un trámite burocrático que nos hace tragar bilis y con la magra idea de retornar mañana a las 8.

Nos perdimos el partido del Barcelona con Real Madrid. Los enfermos oncológicos necesitamos distraernos y ESSALUD es el Cancer y el Sida juntos para nosotros. Lo es así toda la vida. Lo que sucede es que no hay otra opción y debemos soportar la misma historia de siempre. Ayer y hoy. Y se vienen tiempos peores. ¡Qué horror! Señor Gerente de ESSALUD o cualquiera de los que están en la dirección: Solucionen lo de la Carta de Referencia. Analicen y vean nuestras razones. Ojalá nos entiendan. Nada más por ahora. Gracias.

LA CARTA DE REFERENCIA EN UNIDAD BÁSICA "ESSALUD" DE CARABAYLLO. VÍA CRUCIS 2.

A través del anterior comentario hago una serie de observaciones a los maltratos a los que somos sometidos los ENFERMOS de ESSALUD. Para este trámite perdí toda la mañana de hace dos semanas. Me propuse poner fin al asunto en los días que corresponde atención durante la Semana Santa y no nos fue posible hacerlo. Una urgencia familiar y compromisos antelados tampoco contribuyeron a que el Lunes o Martes de esta nueva semana, podamos cumplir con el requisito burocrático de la Carta de Referencia.

Hoy muy tempranito y llegamos a las 8 de la mañana, pensamos que era la oportunidad. Nos dirigimos al módulo de admisión de la UBAP ESSALUD de Carabayllo y, como de costumbre, una cola de gente que adquirió la costumbre de amanecerse a fin de lograr primeros sitios. Se nos ocurrió solicitar una entrevista con la Dirección de esa Unidad Básica y tuvimos que subir por escalera hasta el tercer piso y donde nos atendió la Licenciada Luzmila Araínga, que nos escuchó y finalmente parece que nos entendió.

Es que nosotros no vamos a buscar cita en Gastroenterología ni en pos de una consulta médica. Lo que hacemos es obedecer las extrañas normas o reglamentos de ESSALUD en el Hospital Sabogal, que obligan al enfermo a llegar a  su Unidad Básica, en nuestro caso Carabayllo, para que la autorice cualquiera de sus galenos de Medicina General. Desde que uno llega, tiene la obligación de formar la bendita cola. Y sucede que, aquí también, los médicos son las estrellas de la Unidad Básica.

La Licenciada Araínga, convencida de algún modo de mi situación me invitó a la sala de espera y procedió a obtener una cita con una de ellas, es decir, el médico. Sin exagerar, estuvimos esperando cerca de una hora y, ¿para qué? Había logrado una cita adicional con el Dr. José Franco Silva Reaño y a quien tendré que visitar más tarde. Total, mañana perdida, preocupación por concurrir a la hora fijada y esperemos que esta vez si se inicie el trámite de la Carta de Referencia.

Luego te dirán que hay que llamar a un teléfono que nadie contesta y averiguar si ya está lista. Pasarán 20 o más días y tendrás que acercarte a averiguar si ya llegó la ratificación del Hospital Sabogal. Trámite estúpido y que se solucionaría simplemente a través de este medio de comunicación cibernética. Para qué están las computadoras y todo el sistema que enlaza a los enfermos con sus lugares hospitalarios de atención. No. La cosa es enfermar más a los enfermos y eso es lo que me sucede cada vez que me piden la Carta de Referencia.

Por si acaso, no generalizo. Hay médicos que se salvan y piensan como tales. Pero la burocracia en ESSALUD es grande. A modo de desahogar mi indignación he agregado esta nueva nota a las muchas que ya dedico a lo que fuera el añorado Seguro Social del Empleado. Iré más tarde y les prometo, sin temor a equivocarme, que tendré otra tarde para recordar con amargura. Hasta más luego Dr. José Franco Silva Reaño, eminencia de la Unidad Básica ESSALUD de Carabayllo. Gracias.

viernes, 15 de abril de 2011

EN BUSCA DE "LA CARTA DE REFERENCIA". EsSALUD DE CARABAYLLO.

Hoy en horas de la mañana concurrí al centro elemental de ESSALUD de Carabayllo en busca de la bendita "Carta de Referencia". Lo digo en el anterior comentario, un trámite demás para el enfermo al que se le deben evitar malos ratos. De frente a formar la cola de ingreso al referido centro elemental de ESSALUD. Más de 20 minutos soportando el Sol y una vez dentro, otra colita para informaciones. A fin de cerciorarme de no estar en cola equivocada, pregunté a la encargada y me dijo que era el lugar.

Otros 20 minutos o quizá más. Me atiende una señorita que cree nos hace el favor y le explico que necesito una Carta de Referencia para Gastro. Muy mortificada me responde que no es el sitio. Debo solicitar una consulta en "admisión". Le recrimino por su actitud, porque fue ella la que nos indicó que estábamos en el sitio correcto. No hizo oídos a mi reclamo y me dirigí a Admisión. ¡Sorpresa! La cola estaba con sólo tres personas. Cuando pretendía hacerla, una protesta al otro lado me sacó de la falsa ilusión.

No me lo van a creer. Formaban otra fila algo más de 40 personas y con una caras que daban miedo. Todas alteradas por la mala atención. Automáticamente desistí de todo y retorné a mi casa desilusionado. Repito que llevo TRES AÑOS DE TRATAMIENTO EN EL "SABOGAL DEL CALLAO". Mi oncóloga ha ordenado para continuar con sus observaciones, una "colonoscopia" que se realiza en "Gastroenterología". La del módulo me dio cita con una médico de Gastro y después de perder 4 horas, me negó la atención.

Hay que presentar una nueva CARTA DE REFERENCIA para esta especialidad. Significa realizar el trámite que ya les he contado al principio. Tendré que volver el lunes porque no deseo pasar un  fin de semana con estas contrariedades. Al señor Director de ESSALUD, nada cuesta ordenar que los que nos tratamos hace más de tres años en el Sabogal y toda nuestra historia médica está allí, no se nos exija otra CARTA DE REFERENCIA cuyo trámite además de engorroso es "demorón".

¿Qué pasará el lunes? Mejor no me angustio de pensarlo. Trataré de dominar mis impulsos malos y negativos y sonreiré forzadamente para que el cangrejo no vuelva a hacer de las suyas. ¡Esos módulos con colas que desaniman a cualquiera y que no tienen nada de atención, deben desaparecer. ¡Por favor señor Gerente de ESSALUD, sabemos por su antecesor Barrios que Ud. gana muy bien. Haga honor a su sueldo y ocúpese de esta queja. Con todo respeto, se la exijo porque nosotros y todo el Perú asegurado, los mantenemos.

Vaya a cualquiera de los hospitales de ESSALUD y compruebe por los rostros de los enfermos, como nos empeoramos y deterioramos cada vez que concurrimos a las citas médicas. Esperas de horas para ser atendidos y algunos con buena suerte de contar con verdaderos profesionales de la medicina y que toman en cuenta nuestras angustias. Seguiremos con estas notas y ojalá algún día terminen estos nuestros calvarios. Ya viene Semana Santa y por favor, no nos crucifique. Gracias.

lunes, 11 de abril de 2011

¡OTRA VEZ LA "CARTA DE REFERENCIA"! EsSALUD Y SABOGAL... ¿HASTA CUANDO?

VÍA CRUCIS
La verdad que EsSALUD, no es salud. Tenemos tres años de tratarnos en Oncología en el Hospital Alberto Sabogal del Callao. Gracias a Dios, vamos bien gracias a "Patty" Pimentel, mi querida médico y la que me hace olvidar las penas que tenemos en los módulos de "desatención". Como residimos en Carabayllo, ahora nos corresponde atendernos en el policlínico de Santa Isabel que sólo es para "urgencias" según dice la publicidad de EsSALUD, un cólico, una fiebre, etc. El Sabogal, Rebagliatti y otros, son para las emergencias.

Bonito modo de confundir a la gente ¿verdad? En efecto, como nosotros somos de emergencia porque tenemos pegado al "cangrejo", nos toca el Sabogal del Callao. "Patty", siguiendo con nuestro tratamiento recomendó una Colonoscopia y nos envió al módulo para que sacáramos una cita. Antes habíamos felicitado a una Srta. Roxana, muy atenta y educada pero, al salir de la consulta, no la hallamos. Estaba su compañera la Srta. Sandra Elizabeth Mesías Díaz, muy atenta también, pero seguramente "cansadita".

A cada pregunta nuestra nos cortaba y nos hacía el favor de darnos una explicación. Es decir, piensa esta señorita que los viejos enfermos que acudimos al Hospital, somos unos tontos. Dejé que hiciera su labor y me extendió una cita para Gastroenterología con la Dra. Miriam Reyes Enríquez. Estábamos día 6 de Abril y la cita era para el lunes 11. O sea, hoy. Concurrí y tuve que soportar a otra de estas señoritas que mejor no la nombro, porque adujo que no teníamos la "CARTA DE REFERENCIA para Gastro.

Sin embargo, accedió a que pasáramos al consultorio de la Dra. Reyes y luego de una espera de casi 2 horas tuvimos el gusto de conocerla. Leyó nuestra historia médica y estaba a punto de darnos la orden para el exámen al que debo someterme pero, no fue así. Reparó que no teníamos la bendita Carta de Referencia para Gastro. Por lo tanto, viaje inutil de 2 horas de Carabayllo al "Sabogal", pasajes y 2 horas más de larga espera. La verdad es que mi "cancer" queda chico ante estos trámites burocráticos.

Es que yo tengo Carta de Referencia para Oncología y no para Gastro. Soy paciente del Sabogal, hace tres años y toda mi historia de enfermo y operado está allí. Ahora debo volver a Santa Isabel, Carabayllo y pedir cita a un médico del policlínico y este autorizará la nueva Carta de Referencia para Gastro. Otra vez espera interminable y volver a ver los rostros cada vez más espantosos de las chicas de los módulos. Estamos ya en los 77 años de edad y no hay derecho a que esta burocracia continúe.

Ojalá que el nuevo Presidente del Perú, Keiko o Humala, hagan que termine para siempre el martirio de los enfermos, que no sólo soportamos la desgracia de nuestras enfermedades, sino también, el mal trato de los ineptos empleados de EsSALUD. Lamentablemente son mayoría, pero hay algunos muy responsables y respetuosos. Toda una tarde perdida para nada. Y con las ganas que tenemos de concurrir. ¡Qué desastre! Hay mucha gente que necesita trabajo. Busquen la idónea para atender enfermos. ¡Más humanidad! Gracias.

domingo, 10 de abril de 2011

¡GRACIAS DRA. PATRICIA PIMENTEL ÁLVAREZ! TUVIMOS CITA EL 6 DE ABRIL EN El "SABOGAL".

Nuevamente muestro mi alegría al Dios Divino y le agradezco de todo corazón por seguirme dando vida y la oportunidad de seguir escribiendo. El 4 de Marzo, cumplí tres años de mi operación al colon en manos del Dr. Martín Ccolca Cahuana y de la que me recuperé rápidamente gracias a los consejos del joven médico de la visita diaria Omar Rodríguez. No puedo dejar de mencionar al Dr. Martín Mondragón que, en Emergencia del Hospital Sabogal, detectó mi mal y logró mi internamiento inmediato. ¡Era urgente!

El 6 de este mes, de "debates" y elecciones para la Presidencia de la República, nos tocó cumplir con la cita de rigor, luego de haber pasado pruebas de laboratorio y una tomografía, esta última con algunos incidentes que comenté anteriormente en este blog. La angustia de todo paciente oncológico, por los resultados que se esperan, es extrema. Lo nuestro, en cierto modo, se disimula por este entretenimiento de escribir y ser un abuelo "chocho" con Alejandra y Joaquín, mis pequeños nietos. Hay que estar activados de alguna manera.

Ansiaba el encuentro con la que es mi médico tratante, la Dra. Patricia Pimentel Álvarez, "Patty" para sus amigos y soy uno de ellos. Sin exagerar y dicho por los muchos pacientes que debe atender y con los que esperamos en esa antesala a la consulta, una verdadera profesional y muy querida. Como siempre y con los brazos abiertos y el beso que corresponde, nos recibió con su alegre personalidad. Sería ideal que todos los médicos de ESSALUD, muestren esta disposición de "Patty" hacia sus pacientes.

Nos felicitó de arranque por nuestros blogs en Internet y tiene la seguridad que, lo que hacemos, es lo más positivo para nuestra lucha contra el cáncer. Del escaso tiempo que dispone para atendernos, nos habla de Don Lucio Pimentel, su padre, de muy buena edad y mayor que nosotros. Sus hijos, dos y con los que se entiende a maravillas. Es una madre amorosa y que sigue igual en cuanto se posiciona en ese frío consultorio al que le da su calor humano. Por ello, nunca dejaré de reconocer sus atenciones con nosotros y con todos.

Nos dio el resultado y siempre con su alegría contagiante nos felicitó porque vamos bien. Ya llegamos a 15 en hemoglobina. Pensar que ingresamos apenas con 7. ¡Qué cambio! No quiero cantar victoria. "Patty" me aconseja que sigamos en la observación y se que, en sus manos, tenemos la garantía de sobrevivir algo más. Nada de preocupaciones y espero llegar a los 77 con el optimismo que me transmite cada vez que voy a su consulta. ¡Gracias! Muchas gracias Dra. Patricia Pimentel Álvarez. Simplemente "Patty".

Hasta aquí este comentario de todo lo acontecido en el Hospital "Alberto Sabogal". El largo viaje desde la urbanización Santa Isabel en Carabayllo, donde residimos, hacia el Callao, se ve compensado con la atención de mi amiga "Patty" Pimentel y ojalá sea igual en todas sus dependencias.  Me voy a votar y que gane el que debe ganar. Hoy Domingo 10 de Abril, hay que cumplir con este acto cívico. Patricia no nos dijo quién era su candidato pero ruega que, quien salga, esté comprometido al máximo con EsSALUD. Gracias.

viernes, 4 de marzo de 2011

"4 de Marzo 2011". TRES AÑOS DESPUÉS DE MI OPERACIÓN AL COLON.

¡Gracias Hospital Sabogal!
Debí haber escrito esta nota ayer. La alegría de llevar a mis nietos al "colegio" (un nido), nos distrajo todo el día y el retorno a nuestro hogar, nos halló extenuados pero felices. Es que un 3 de Marzo de 2008, ingresamos por emergencia al Hospital Sabogal del Callao. Desde Enero de aquel año, gracias a mis queridos hijos y esposa, habíamos cumplido, de manera particular, las indicaciones del Dr. Claudio Zegarra Ames, amigo y vecino, y del Dr. Martín Mondragón, que nos ayudó en todas las gestiones para mi internamiento.

No puedo olvidar, luego de revisar todas las ecografías, tomografías y pruebas de laboratorio, la manera cómo nos sentenció Martín. "Tienes un tumor en el colon y hay que extirparlo ¡yá!". Soy un viejo asegurado que cotiza desde la década de 1950. Enfrentábamos por primera vez esta experiencia. Nuestra respuesta, tratándose de la salud, fue que sí. El 3 de Marzo, a las 8 a.m., luego de angustiosas gestiones y siempre ayudado por el Dr. Mondragón, ya éramos pacientes y teníamos operación de emergencia al día siguiente.

"El Redentor"
Había que estabilizar nuestra hemoglobina y gracias a los familiares y amigos donantes fue superada. Enemas y otras atenciones durante la noche, completaban el cuadro. Hora de la operación, las 11 de la mañana del 4 de Marzo 2008. Imagínense. Angustias de la familia y las propias del enfermo. Alientos y esperanzas. Rezos y ofrecimientos. Antes de enrumbar hacia el quirófano, los rostros de mi novia eterna y de mis hijos. Me hice el valiente y los besé. Luego, a cruzar los pasillos y a esperar la voluntad del Señor. Fue un "largo" viaje.

Ya en el lugar, previas mis invocaciones a todos mis muertos, los preparativos. Asistentes y rostros cubiertos. Algo así como para que no los identifique. Todas damas. Muy alegres, las chicas indagaban el por qué de mi palidez. No sabían de mi anemia. Les contesté, a modo de contentarlas: "Y... ¡el miedo!". Todas rieron. Una voz, la del Dr. Martín Colca Cahuana, indagaba a toda voz por la Tomografía. La tenía mi esposa. Llamada por parlantes y llegó. Se acrecentó la angustia y no recuerdo cuándo me dormí. Desperté y aquí estoy.

Mis nietos y "novia"
Lo cierto es que hoy celebro TRES AÑOS DE SUPERVIVENCIA. Han contribuído a mi restablecimiento la Dra, Patricia Pimentel Álvarez, destacada oncóloga del "Sabogal", a quien considero mi amiga y verdadera profesional que alienta a sus pacientes. A mi hogar. Una gran esposa y mejores hijos. A mi familia y amigos. Las oraciones de todos y que no merezco. A las Almas de mis muertos y a DIOS TODOPODEROSO. A Jesús y su Madre Santísima.  A los buenos empleados del Hospital Sabogal del Callao y a ESSALUD.

Finalmente, tengo el aliento de escribir en este medio cibernético. Gran terapia e importante para olvidarme de mi mal, sin descuidarlo y que surgió gracias al obsequio de su computadora por parte de Zoila Gabriela, mi hija. Otro motivo que me anima a vivir, son mis nietos, los mellizos Alejandra y Joaquín y "regalo" de Mercedes Castro y Juán Carlos Serván Bernales, mis otros hijos. Ir a verlos durante la semana y estar a su lado, me reconforta en grande. Acompáñenme y brindemos por este TERCER AÑO. ¡SALUD! Gracias.

jueves, 24 de febrero de 2011

¿HABRÁ PERDÓN DE DIOS PARA TANTOS CORRUPTOS? HACE TIEMPO ESPERAMOS EL JUICIO FINAL.

"El Juicio Final".
El 2 de Junio de 2010, hice un comentario de si ¿es posible combatir la corrupción? La respuesta fue: Imposible. Hoy todo el mundo periodístico enjuicia al Ministro Barrios y cada otro político pone su sazón. Los del APRA son los peores de la historia y desde el Presidente García hasta el más insignificante miembro de su partido, ninguno se salva de las críticas arteras de los "incorruptos". No soy diestro en criticar y no tengo por qué hacerlo en este blog del Surquillano. Aquí escribo para salir un poco de mi aletargamiento invernal.

Sin embargo, me atrevo a opinar desde mi modesta experiencia de viejo jubilado. ¿Conocen de alguien que pasó por el Congreso y vive con lo que la mayoría de pensionistas subsistimos? Saben de algún Presidente de la República, peruano, extranjero o de otro planeta que sea pobre? Se han hecho la interrogante de si después de la gran inversión que aportaron para ser electos, estar en el poder y disfrutar del mismo, ¿quedaron pobres? Las estadísticas mundiales afirman que todos doblan, como mínimo, sus "egresos". 

El gran millonario y el pobre diablo que se acomoda políticamente, siempre serán ganadores. Yo diría en cristiano: aprovechadores. El dinero que cada país recauda en impuestos, si fuera bien aplicado y con trabajadores honrados que ameriten sus puestos, tendría en cada país resultados positivos hasta alcanzar avances notables en educación y tecnología. Esa "tortaza", ha sido, es y seguirá siendo el motivo de llegar al poder e invertir para "el engrandecimiento" de sus bolsillos. No seamos ciegos ni tontos.

Lo que está dejando Castañeda, el ex Alcalde limeño, es una muestra de que hay mucho dinero para la inversión pública. Habrá trabajado mucho y con honradez, pero, sin ánimo de hablar mal de él, tengan la plena seguridad de que luego de su mandato, estará más rico y poderoso. ¡Cómo luchan ex presidentes para volver al timón de la gran Patria! ¿Es que aman tanto al Perú? Todos viven en el extranjero. Se aparecen sólo en elecciones. Se casan con ciudadanos de otro país. Son notables y muy "nacionalistas".

Me da pena ver discutir a ciudadanos ingénuos, sobre sus simpatías a los clásicos de la política. Leer a diario, opiniones dirigidas a rutas de conveniencias particulares, de quienes invierten millonarias sumas de dinero con el cuento de abrir puertas al trabajo. Seguimos, la gran mayoría, pobres. Es la historia que se repite aquí y allá. Es lo que percibo como honrado ciudadano y que escribiendo en mi condición de aficionado estoy, paso a paso, logrando miles de visitantes en cada una de estas páginas. ¡Un gran pago!.

Para concluir y espero no repetirlo más, somos un reflejo del mundo mal hecho. Se dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Se va a tener que corregir esa sentencia. No creo sea tan malo. Este medio cibernético está dejando analfabetos al por mayor. Se dice que quien no ingresa aquí, quedará aislado en el futuro de todo lo que signifique progreso. Estoy esperando una compensación económica de auspiciadores posibles, como a diario se nos dice. Ya tenemos un año y ¡naca la pirinaca! A esperar "EL JUICIO FINAL". Gracias. 

miércoles, 9 de febrero de 2011

"ESSALUD"... ¡VÍA CRUCIS DE LOS ENFERMOS!. ¡AUXILIOOO...ALAN!

Ministro de Salud Óscar Ugarte
Cuando veo inaugurar, con tanta pompa y discurso extenso, las nuevas obras de ESSALUD por el Presidente García, como enfermo que soy, casi automáticamente me digo: ¡otra Vía Crucis para nosotros! Y no exagero. Entonces me acuerdo de otra inauguración del Ministro de Salud en Lince. Existe un Centro Oncológico en el Parque Castilla y una vez "me gané" escuchar los aplausos del público, todos trabajadores municipales y personal del inaugurado Centro. Había periodistas y cámaras de Canal 7. Los discursos de rigor y un pequeño show para otro pequeño grupo de enfermos en primera línea.

Un director de aplausos que daba la orden y el personal acataba. Yo llegué de casualidad al evento, porque justo paseo a mis nietos en ese parque. Mi hijo tiene su vivienda a pocos pasos y ante la visión de aquel toldo sentí curiosidad y presencié todo. Lo digo sin ironía. Aquellos aplausos del personal, ¿serían porque estos agradecían la "chamba"? Los del serenazgo, jardineros y otros, porque la jefatura los obligaba. Ante ese frío auditorio, el frío Ministro exponía otro logro del Gobierno en un día mucho más frío, porque estábamos en invierno. Tuve que retirarme, ya que era justo "la hora de la papa" de mis queridos mellizos.

Cuando veo Televisión Canal 7, que interrumpe su programación para informar de las inuguraciones de ESSALUD por el Presidente Alan García, reflexiono y comento en voz alta: ¡Cómo se ve que jamás te has atendido en ellos! No vamos a negar la eficiencia médica de cada Hospital, no. Analicemos ¿dónde está la falla? La respuesta es fácil. En la administración burocrática que no sabe o no quiere solucionar la falta de placas, la extraordinaria demanda de atenciones y la ausencia de medicinas vitales para la recuperación de los enfermos.  Esa cola del módulo de QUEJAS del Sabogal, cada vez es más grande.

"Hospital Sabogal"
Hace dos semanas atrás concurrí para obtener cita en Tomografía. Les conté que hice un vano viaje y formé mi colita para nada. Sólo atendían hasta las Doce. Opté por retornar a la semana siguiente y una fuerte gripe que la adquirí seguramente en ese ambiente, me tiró a cama. Recuperado volví ayer lunes, mucho más temprano, y me salieron con que "todavía no hay programación". Y, como de costumbre, no tienen la culpa de nada y son cosas del sistema. Ese personal de los módulos de "desatención" del Sabogal, incluyendo al de citas para Tomografías, merece un Premio con rumbo al Infierno.

No hice bilis y me dirigí a sentar mi denuncia. ¡Horror!... Presidente Alan, había una cola de espera mayor a la de todos los módulos. Opté por retirarme, no sin antes escuchar comentario de críticas hacia Ud. que lo culpan de llenar estos hospitales. Lo mismo ocurre en todos los nuevos inaugurados. Yo agregaré, como experiencia, que en varias ocasiones me han derivado a otros sitios para mis ecografías, etc. Y es con todos. No tienen la más mínima idea de lo que sufre un enfermo. Soportar su mal y soportar a tan malos empleados. Más insensibles que piel de elefantes y sin trato social alguno.

Quizá parezca una exageración. Gracias a Dios, no soy periodista. Sobre todo de aquel grupo que agranda la noticia y la repite a diario conmocionando al lector o televidente. Si estoy en Internet, es porque encuentro aquí un alivio escribiendo y, como ahora, quejándome. Creo que aquí esté el secreto de sobrevivir al cancer. Una distracción que descubre tus dones escondidos y hace que tus células dañadas, se distraigan también. Esto, más el enorme placer de querer a mis nietos y llevarlos al parque y gozar de sus tiernos cariños, me han permitido sobrevivir durante casi 3 años y, espero Dios mediante, algo más. Gracias.

CUANDO "ESSALUD" ERA EL SEGURO SOCIAL DEL EMPLEADO. RECUERDOS.


No tengo ningún interés personal en realizar críticas porque sí. Hubo una época en que ESSALUD era el Seguro Social del Empleado. Sólo era permitida la atención a trabajadores que estuvieran bajo aquel régimen en el Hospital del Empleado, lo que es hoy el Rebagliatti. Existía por otro lado el Seguro Social Obrero, destinado a trabajadores de esa categoría y que funcionaba en la Av. Grau como el Hospital Obrero, hoy Almenara. Por 1964, ingresé por emergencia al Hospital del Empleado. Trabajaba en Victoria Televisión.

Por aquellos tiempos también fue atendido mi hermano Angel y operado varias veces por diversos motivos. La última vez por úlceras al estómago y que acabaron con su vida. Aparecieron los informantes que aducían hubo negligencia en su recuperación y que, luego de haber sido operado, solicitó ir al baño y se resbaló. Creímos no necesaria investigación alguna, porque nada nos iba a devolver a nuestro hermano. Hoy, es muy frecuente ver denuncias por negligencias, a fin de obtener beneficios particulares. No es nuestro caso.

Ingresé al hoy "Rebagliatti", por supuestas úlceras que originaron hemorragias internas y por tanto un cuadro agudo de anemia. Mi médico opinó que debido a mis 30 años y estado delicado, no era posible someterme a una operación. Recomendó un tratamiento rígido y, lo más importante, contener la hemorragia. Estuve interno más de un mes y se aprovechó en descartar otros males. Pasé por Rayos X, Odontología, Oftalmología y bastante recuperado exigí mi Alta. Hemorragias de origen desconocido señalaba el Certificado Médico.

Seguimos por dos años el tratamiento y siguiendo las recomendaciones de mi buen médico. Fue también motivo para optar por otro régimen de vida. Debo agradecer los cuidados de mi esposa Antonieta que, para evitar los antojos, se amoldó a las sanas dietas que curaron mi mal. El bravo dirigente sindical del Canal 2, Victoria Televisión, había sido recomendado especial  de la Gerencia y mientras más tiempo hubiera estado hospitalizado, hubiera sido mejor para sus intereses. ¡Qué poder tenía en aquellos tiempos!.

Aprovecho en comentar el caso de mi hermano Hernando ahora poco. Se internó por emergencia en el Rebagiatti y estuvo todo un mes hasta que descubrieron que "tenía un huesito en la garganta". Y, aunque Ud. no lo crea, sin ninguna recomendación. Ocupó cama, perdió tiempo y estuvo asustado por no saber cual era su mal. No puedo olvidar tampoco el tiempo que tuve que asistir a mi querida suegra Zoila Esperanza en el mismo "Rebagliatti", luego de su operación a la cadera. Me convertí en voluntario anónimo.

Estas experiencias y otras realmente desagradables que comentaré a modo de superarlas, se repiten en mi tratamiento en el Hospital Sabogal. No me quejo de mi médico la Dra. Patricia Pimentel Álvarez. Ella es mi amiga. Así la considero y no abuso de esa amistad para obtener beneficios de atención personales. Cumplo con sus indicaciones y el problema es causado por el sistema que hoy obliga a atender a más enfermos y a la mala voluntad de sus "contratados" en los módulos de "desatención". Hasta la próxima.