viernes, 12 de abril de 2013

DRAMA DE LOS ENFERMOS EN ESSALUD. HOSPITAL ALMENARA. SU BUROCRACIA TRABAJADORA MATA A LOS ENFERMOS. NO HAY CAMBIOS.

Hospital Almenara
Al empezar esta nota nos sentimos deprimidos. Cuando creamos el blog ESMISALUD, lo hicimos con doble motivo. Uno, la manera de poder desfogar nuestros pesares por la mala atención que se recibe en ESSALUD. Dos, agradecer a los buenos tratantes, muy pocos, pero que merecen el reconocimiento a sus bondades. Estamos descuidando nuestro chequeo personal, por que le hemos agarrado fobia a ese trámite inútil que significa la Carta de Referencia y que generalmente se otorga por pocos meses. Toda tu historia está en el hospital en el que te operaron y en el que está tu médico tratante. Pérdida de tiempo, panorama triste y depresión hasta que te atiendan. Todo esto en el lugar que te corresponde por domicilio. Burocracia.

¡Qué rabia!
Ya hemos cumplido cinco años de sobrevivencia después que nos extrajeran al cangrejo. Hoy, quien sufre estos maltratos es mi esposa. Va a tener un año que fuera operada de cáncer al páncreas. Todo salió bien, gracias a Dios, pero el tratamiento quimio terapeútico la obliga a volver y ya es una mujer de 80 años, como el que escribe este comentario. Hay que estar muy temprano y para conseguir que te atiendan, debes esperar todo el día. Ella concurre acompañada de mi hija. ¡Qué sacrificio! La indolencia es lo que caracteriza a estos hospitales de ESSALUD. ¡Qué Rabia! Nadie pone coto a esto y creo que se podría solucionar con una buena dosis de recomendaciones a quienes tienen que atender a los enfermos.

La espera, desespera.
Si no son los médicos, que se creen dioses, son los empleados y el personal burocrático establecido durante años y que ignora la misión de un hospital. Las colas y las esperas. A nadie se le ocurre acabar con esto. Nuevos gerentes y directores en cada cambio de gobierno. El hacinamiento es cada vez más ostensible. Esos pasadizos de espera, completamente llenos de enfermos desmoralizados que no hallan ayuda ni atención adecuadas. Las damas que atienden en los módulos, sin preparación alguna, iguales a las cajeras de cualquier súper mercado y que está allí sólo para cumplir su horario. Hay quienes dicen que ganan poco por todo lo que tienen que hacer. Sin embargo, cuando empiezan, son las más solícitas, las buena gente, las colaboradoras. Ya están seguras en el puesto y todo cambia.

Las de los módulos de atención
¿Por qué, en algo que es realmente importante atender con dedicación, esto no es posible. Paguemos o no, los enfermos tenemos derecho a un tratamiento diferente. Donde se demuestre el amor a los semejantes. Que esas cabecitas de trabajadores del hospital, entiendan que cobran para respaldar el trabajo de los médicos. Un trámite en cada módulo, es un martirio. Caras de mujeres empleadas que no tienen la más mínima expresión de bondad con el enfermo. Se acostumbraron a ver los dramas y sólo atienden a sus conocidos o recomendados. Los demás, no pintan.

¡Deprimido!
MI esposa se atiende en el Almenara. Ayer no concurrió el médico y debe obtener nueva cita. Sus ansias de vivir se van desvaneciendo, no por su enfermedad, sino por el maltrato que recibe en el hospital. ¿Es que no hay formar de evitar estos problemas ocasionados por ellos mismos? Faltó el médico y ¿que culpa tiene el enfermo? Es como empezar de nuevo. Hemos llegado a la conclusión de afirmar que el hospital es otro cáncer. Aquí es en lo que se debe invertir la mayor cantidad de soles. Que un hospital sea el soporte feliz para después de una operación que puso en peligro tu vida. Que sea tu hogar y en el que te recuperes lo más pronto posible. Ingresas al nosocomio y para lograr la cita, debes caminar entre el calor o el frío en busca del módulo de atención, muchas veces fuera del área en el que te atienden. Esas caminatas en el Sabogal, la verdad es que son largas y tediosas. Volver a las colas de manera repetida, hasta lograr tu anhelado objetivo.

Ir a un hospital, es esto.
Inversiones fabulosas para construir un mercado, mejorar las pistas, traer vehículos, construir hospitales y sin tener idea de lo que significa ello. La salud es muy importante. Ir a un hospital en el Perú, es encontrar carencia de solidaridad con el enfermo y al que se trata como si fuera un menesteroso. Falta Dios. Sales del problema crucial y para la recuperación total, debes emprender nueva caminata por los senderos casi hostiles de un hospital. Ojalá algún gobernante pueda poner fin a esta Vía Crucis. Lo demandamos en nombre de millones de enfermos de ESSALUD. Gracias.

4 comentarios:

  1. José Carlos, cuan cierto. Es que somos demasiados asegurados. Es verdad, hay médicos que se creen dioses y esas terminalistas, que sólo saben decir: " No hay citas, tampoco hay programación.".
    Ay, si te contara mi buen amigo. También vivo un vía crucis en el módulo de Neurocirugía, del Rebagliati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hagamos fuerza común "Ecos de la Experiencia". Compartamos estos comentarios con otras instituciones. Algún día habrá alguien que se interese seriamente de la SALUD. Gracias.

      Eliminar
  2. Dá la impresión que los gobiernos de turno , permitan adrede el mal funcionamiento de estos hospitales de Essalud , para crear la indignación de los asegurados y respaldar a los Seguros Privados de Salud ...Ojala las autoridades lean estos comentarios y quejas y cambie para un mejor servicio a los que durante tantos años contribuimos con parte de nuestro sueldo para que en momentos de necesidad podamos ser bien atendidos ..Educación y sensibilidad es lo primordial ..!

    ResponderEliminar