miércoles, 9 de febrero de 2011

"ESSALUD"... ¡VÍA CRUCIS DE LOS ENFERMOS!. ¡AUXILIOOO...ALAN!

Ministro de Salud Óscar Ugarte
Cuando veo inaugurar, con tanta pompa y discurso extenso, las nuevas obras de ESSALUD por el Presidente García, como enfermo que soy, casi automáticamente me digo: ¡otra Vía Crucis para nosotros! Y no exagero. Entonces me acuerdo de otra inauguración del Ministro de Salud en Lince. Existe un Centro Oncológico en el Parque Castilla y una vez "me gané" escuchar los aplausos del público, todos trabajadores municipales y personal del inaugurado Centro. Había periodistas y cámaras de Canal 7. Los discursos de rigor y un pequeño show para otro pequeño grupo de enfermos en primera línea.

Un director de aplausos que daba la orden y el personal acataba. Yo llegué de casualidad al evento, porque justo paseo a mis nietos en ese parque. Mi hijo tiene su vivienda a pocos pasos y ante la visión de aquel toldo sentí curiosidad y presencié todo. Lo digo sin ironía. Aquellos aplausos del personal, ¿serían porque estos agradecían la "chamba"? Los del serenazgo, jardineros y otros, porque la jefatura los obligaba. Ante ese frío auditorio, el frío Ministro exponía otro logro del Gobierno en un día mucho más frío, porque estábamos en invierno. Tuve que retirarme, ya que era justo "la hora de la papa" de mis queridos mellizos.

Cuando veo Televisión Canal 7, que interrumpe su programación para informar de las inuguraciones de ESSALUD por el Presidente Alan García, reflexiono y comento en voz alta: ¡Cómo se ve que jamás te has atendido en ellos! No vamos a negar la eficiencia médica de cada Hospital, no. Analicemos ¿dónde está la falla? La respuesta es fácil. En la administración burocrática que no sabe o no quiere solucionar la falta de placas, la extraordinaria demanda de atenciones y la ausencia de medicinas vitales para la recuperación de los enfermos.  Esa cola del módulo de QUEJAS del Sabogal, cada vez es más grande.

"Hospital Sabogal"
Hace dos semanas atrás concurrí para obtener cita en Tomografía. Les conté que hice un vano viaje y formé mi colita para nada. Sólo atendían hasta las Doce. Opté por retornar a la semana siguiente y una fuerte gripe que la adquirí seguramente en ese ambiente, me tiró a cama. Recuperado volví ayer lunes, mucho más temprano, y me salieron con que "todavía no hay programación". Y, como de costumbre, no tienen la culpa de nada y son cosas del sistema. Ese personal de los módulos de "desatención" del Sabogal, incluyendo al de citas para Tomografías, merece un Premio con rumbo al Infierno.

No hice bilis y me dirigí a sentar mi denuncia. ¡Horror!... Presidente Alan, había una cola de espera mayor a la de todos los módulos. Opté por retirarme, no sin antes escuchar comentario de críticas hacia Ud. que lo culpan de llenar estos hospitales. Lo mismo ocurre en todos los nuevos inaugurados. Yo agregaré, como experiencia, que en varias ocasiones me han derivado a otros sitios para mis ecografías, etc. Y es con todos. No tienen la más mínima idea de lo que sufre un enfermo. Soportar su mal y soportar a tan malos empleados. Más insensibles que piel de elefantes y sin trato social alguno.

Quizá parezca una exageración. Gracias a Dios, no soy periodista. Sobre todo de aquel grupo que agranda la noticia y la repite a diario conmocionando al lector o televidente. Si estoy en Internet, es porque encuentro aquí un alivio escribiendo y, como ahora, quejándome. Creo que aquí esté el secreto de sobrevivir al cancer. Una distracción que descubre tus dones escondidos y hace que tus células dañadas, se distraigan también. Esto, más el enorme placer de querer a mis nietos y llevarlos al parque y gozar de sus tiernos cariños, me han permitido sobrevivir durante casi 3 años y, espero Dios mediante, algo más. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada